¿Tienes sangrado al cepillarte los dientes?

sangrado-al-cepillarse-los-dientes-clinica-dental-soto-dentista-sant-quirze-del-valles

Seguro que alguna vez has sangrado al cepillarte los dientes. Vamos a explicar el origen de este sangrado y por qué es importante tenerlo en cuenta, antes de que se complique y podamos sufrir una periodontitis.

La principal causa del sangrado al cepillarte los dientes es que las encías estén inflamadas o infectadas. Esto puede ocurrir por una mala higiene bucal o por diversos factores como el tabaquismo, el estrés, ciertas enfermedades o incluso ciertos alimentos.

Los síntomas más comunes son el enrojecimiento y la inflamación de las encías, pero también puede haber dolor durante el cepillado de los dientes o al masticar los alimentos.

Los fenómenos infecciosos que inciden en la halitosis, la gingivitis y la periodontosis, pueden ser verdaderamente difíciles de evitar.

Para evitar el sangrado al cepillarte los dientes hay que seguir algunas reglas básicas como, cepillarse los dientes regularmente por la mañana, correctamente y al menos dos veces al día después de comer. Hay que hacerlo siempre antes de acostarse, aunque no sea algo inmediato. Esto es importante porque nuestra boca es un lugar que tiene muchas bacterias que se acumulan con facilidad y comienzan a multiplicarse.

Hay que eliminarlas todos los días: con pasta de dientes especial para ello y con otros materiales como vasos con flúor.

Si haces mucho ejercicio, es necesario acolchar la encía, para que el cepillo no la dañe tanto. Una vez que hayas limpiado tus dientes de esta manera, no olvides cepillar la lengua. Además, recuerda llevar el hilo dental a todas partes, ya que nunca se sabe cuándo se va a necesitar.

Es aconsejable que visites a tu dentista al menos una vez al año para asegurarte de que no te estás cepillando mal. No olvides que debes sustituir tu cepillo de dientes cada 3 meses, las cerdas del cepillo acaban por deteriorarse y por tanto no limpiarán bien tus dientes.

Una boca sana es importante para un diente sano. Éste debe estar siempre limpio, para que las encías no se lesionen.